Lionel Messi

El 10 de la Selección argentina no ganó títulos en 2014: apenas la copa Joan Gamper. Con Barcelona, no consiguió ni la Champions League, ni la Copa del Rey, ni la liga. Con Argentina, salió subcampeón en Brasil, quedando en las puertas de la gloria máxima. Pero, aún así, fue el mejor del continente: Messi rompió récords, superó a Zarra en volverse el máximo goleador de la liga, tuvo goles excepciones y partidos de leyenda.

James Rodríguez

Con la rotura de ligamento de Radamel Falcao, el 10 colombiano quedó con toda la responsabilidad para dejar una marca en la historia: lo hizo. Hizo seis goles en cinco partidos, incluido en eso los dos de octavos de final, frente a Uruguay, el primero impresionante, siendo gritos que llevaron a Colombia a cuartos de final, donde nunca había llegado. El gran Mundial lo llevó a que Real Madrid comprara su pase. En el primer semestre, había jugado en el Mónaco. En el segundo, forma parte de un club merengue que, con su llegada y la de Toni Kroos, se ha vuelto imparable.
Alexis Sánchez

El crack chileno fue una figura fundamental: la rompió en el Mundial, llegando a octavos de final, perdiendo contra Brasil en penales, pero marcando el tanto de su equipo para el 1-1. Su 2014 lo compartió entre Barcelona y Arsenal. No ganó ningún título. Pero rompió su récord en goles, comparado con otras temporadas. En Inglaterra se está volviendo cada vez más figura del conjunto que dirige Arsene Wenger.

Neymar

El astro tuvo un muy buen Mundial, siendo el alma de Brasil, que llegó a semifinales. Sin embargo, no terminó bien la Copa del Mundo y no por la derrota por 7-1 contra Alemania: es que en cuartos,contra Colombia, Camilo Zuniga le fracturó una vértebra y lo dejó fuera del torneo, marginándolo. A la vuelta, en Barcelona tuvo un buen desempeño, pero no en el tope al que él puede llegar. No ganó títulos con su equipo en 2014, apenas la copa Joan Gamper.

Diego Godín

El defensor uruguayo tuvo un año épico: en el primer semestre,ganó la liga de España con Atlético Madrid, algo que no pasaba hacía casi dos décadas. Además, llegó a la final de la Champions League, que su equipo perdió sobre el final contra Real Madrid. En el Mundial, fue clave para Uruguay, al punto que convirtió el gol que clasificó al equipo a los octavos de final: un excelente cabezazo contra Italia, cuando el partido se terminaba.

Marcelo Martins

Pese a que su selección no se clasificó al Mundial, Martins tuvo un gran 2014. En el Cruzeiro, marcó 23 goles en 50 partidos, ganando el campeonato Mineiro y la Serie A. Tan bueno fue su rendimiento que la CBF le entregó el premio al mejor extranjero de la liga.

Enner Valencia

Tres goles en el Mundial de Brasil, en apenas tres partidos, le permitieron a este delantero ecuatoriano mostrarse al mundo. Su brillante desempeño lo hizo desembarcar en Europa, en West Ham. El primer semestre había estado en Pachuca, donde fue el máximo goleador del Torneo Clausura, en su fase regular, con 12 tantos. En Inglaterra, ya lleva tres tantos.

Salomón Rondón

Desde 2012, el delantero venezolano decidió armar su carrera en Rusia. Primero, en el Rubín Kazan y luego en el Zenit. En este último equipo ha encontrado su gran lugar: este potentísimo jugador de ataque tuvo un brillante 2014, marcando 18 goles en 29 partidos, una cifra muy importante. Será un arma fundamental para que Venezuela pueda repetir en Chile una Copa América como la que hizo en Argentina.

Paolo Guerrero

Este año el punta peruano no ganó ningún título, pero aún así no bajó para nada su rendimiento: fueron 16 goles en 44 partidos jugando para el Corinthians, donde ya es ídolo por haber superado el récord de Ronaldo de goles en una temporada y porque de sus pies, en 2010, salió el gol con el que su equipo ganó el Mundial de Clubes. Como su Selección no se clasificó al Mundial, se quedó sin la chance de jugar la Copa del Mundo.

Carlos Vela

El mexicano no estuvo en el Mundial: un conflicto con la dirigencia hizo que él decidiera no pertencer por un tiempo a su Selección. Sin embargo, a la vuelta de la Copa del Mundo, el entrenador Herrera lo convenció de que volviera al primer equipo: su regreso fue ganándole 3-2 a Holanda, con dos golazos de él. Tuvo un excelente año en el Real Sociedad, con un primer semestre muy bueno del equipo y una segunda parte más baja desde lo colectivo.